viernes, julio 13, 2007

El ladrón de aceite

Aunque no lo parezca por mi cuerpo serrano, cuando estoy en el trabajo y me toca cenar en el comedor de Plaza España entre tren y tren, procuro cenar una ensalada.
Las ensaladas aliñadas a la una del mediodía suelen quedar un poco pochas a las diez de la noche (o a las 11), así que las aliño justo antes de comérmelas... eso planteaba un reto logístico. ¿Debo llevar una botella de aceite encima?, ¿dejo la botella en Plaza España?... La solución la encontré en unos pequeños envases individuales de aceite que hay en los "restaurantes" Viena.

Cada vez que voy a estos sitios hago un mini-acopio de envases, son gratuitos. El otro día Yoli & Friends me pillaron un par de puñaitos. La pena es que estoy de baja y estos días no los gasto, pero a la que vuelva al tajo volveré a gastar un par al día...
Por cierto, mi bocata favorito del Viena es la "coca de pollastre". No dejéis de probarlo... y de agenciaros un poquito de aceite.

3 comentarios:

Albert Salas dijo...

La coca de pollastre junto con el sandwich alpino es de lo mejor que que hay en el Viena (que por cierto, por fin han abierto el de Sant Cugat y ya lleva unas semanas en activo y con bastante éxito).

A ver si podemos quedar un día de estos. Si quieres pásate por el Diagonal Mar, que han abierto un Free Way. Es un poco más pequeño, pero tiene de todo y no suele haber tantístima gente.

Yolanda dijo...

estooo ... te importaría no dar nombres???!!! ;-)

marta dijo...

Vaaaja....ja en som dos de baixa...Què tens? Quan estigui millor ja intentaré agafar-te'n uns quants, per quan ens poguem veure ja hauré creat un "L'imperi dels envasos d'oli" Juas, juas, juas!!!!
Petonets.