viernes, octubre 26, 2007

Reirse de las desgracias ajenas es sano.

Y si además son rubias, guapas, y se ganan la vida luciendo palmito, mejor que mejor.

1 comentario:

Vega dijo...

El ultimo sin duda el mejor......ajajajaja!!!!

salu2